Higiene en los zapatos. Importancia y métodos.

Un estudio hecho por la Universidad de Arizona determinó que el 96% de los zapatos se contaminan de microbacterias coliformes y E. coli fuera del hogar, posteriormente se esparcen estos gérmenes dentro de los espacios personales. Asimismo, el Dr. Charles Gerba indicó que la higiene en los zapatos es importante porque dichas bacterias se pueden transformar en infecciones intestinales o urinarias, neumonía, u otras enfermedades…

La higiene en los zapatos no es más que la capacidad de desinfectar y eliminar agentes patógenos que se adhieren a las superficies del calzado, de allí nace la importancia de mantener las suelas libres de escombros, y el interior sin microbios.

Para las organizaciones encargadas de la salud, sanitización e higiene es de sumo interés la concientización de la limpieza de los zapatos, ya que ayuda a prevenir la contaminación que pueda representar un riesgo mayor para el consumidor.

Por ejemplo, con la pandemia del Covid-19, la preocupación ha ido en aumento por la infección del virus, ya que éste se contagia de manera directa e indirecta a través de las vías respiratorias. Por ello, la población adoptó métodos de higiene como mantener el calzado fuera de las zonas más personales del hogar.

Además de ello, la importancia de la higiene en los zapatos se atribuye a más factores que explicaremos a continuación.

Importancia de la higiene en los zapatos.

Desde infecciones en los pies, hasta enfermedades pulmonares, son las consecuencias que se pueden producir por una mala higiene del calzado.

Además de ello, debemos sumar que se puede ir propagando el contagio de dichos gérmenes a través del contacto entre las personas.

Entonces, la importancia de una buena higiene en los zapatos se debe a que:

  1. La planta de los pies, el talón, la punta y los dedos se mantienen en óptimas condiciones. De esta manera se evitan lesiones, quemaduras, ampollas, y durezas o callos.
  2. Al desinfectarlos y limpiarlos, se elimina todo el sudor producido en el interior tras el constante uso del calzado. Entonces, si no hay sudor, no habrá mal olor.
  3. Evitas hongos en el interior del calzado, así que prolongas la vida útil de éstos.
  4. Otra importancia de la higiene en los zapatos se refiere a términos estéticos, ya que los zapatos no se verán deteriorados o en mal estado.
  5. Recuerda que las bacterias se reproducen entre sí y se van esparciendo. Si no eliminas estas microbacterias a tiempo, estarás creando un nidal de gérmenes que van quedando alrededor de tus espacios, transformándose en infecciones y enfermedades mayores.
  6. La higiene en el calzado es también importante porque estarás ahorrando cantidades de dinero al no tener que comprar calzado en muy poco tiempo.

 

Estos días, todo el mundo está hablando sobre higiene y limpieza, y es porque son prácticas necesarias para mantener una buena salud.

Es por ello que a continuación diremos algunos métodos para la limpieza e higiene de los zapatos.

Métodos para limpiar el calzado.

Para muchas personas, mantener limpios los zapatos significa mantenerlos frescos y como nuevos, en términos estéticos.

Pero, debemos tener en cuenta que existen distintos métodos de limpieza según el tipo de calzado. Así que los estaremos exponiendo:

1. Limpieza para calzado de cuero.

Para la suciedad superficial, se utiliza un paño o cepillo húmedo. Éste se extiende en la parte externa del zapato.

Para manchas de grasa se utiliza talco, y también se puede aplicar un paño con agua y vinagre para eliminar la suciedad más difícil.

2. Limpieza para calzado de gamuza.

Con ayuda de un cepillo, extiende en la superficie para quitar arena, polvo, o barro seco. Y, posteriormente, con ayuda de una toalla, aplica vinagre blanco y agua para eliminar la suciedad.

Finalmente, deja secar.

O, también puedes utilizar el kit de limpieza premium para calzado de gamuza de CleanLab.

3. Limpieza para calzado de tela, o sneakers.

Todos adoramos nuestros sneakers, los cuidamos bastante, pero son los que más se ensucian.

Para limpiar los zapatos de tela puedes dejarlos remojando en un recipiente con agua caliente, jabón detergente (dependiendo el tipo de tela), o sal, para separar las microbacterias.

Posteriormente, en un centrifugado corto en la lavadora, puedes introducirlos para una limpieza más profunda.

4. Limpieza para calzado de esparto.

Como están de moda las zapatillas de plataforma de esparto, es común la pregunta sobre cómo limpiar los zapatos de esparto.

Lo esencial es saber que no se pueden remojar al agua, ya que la loneta se puede estropear.

Para limpiar este tipo de calzado, es necesario aplicar talco en una primera instancia, y luego frotar con un paño de microfibra, ya que no va a halar los hilos.

Posterior a ello, con una toalla de microfibra también, se puede aplicar agua y jabón para terminar de limpiar la loneta, frotándola de manera suave.

Finalmente se deja secar, pero no expuestos a pleno Sol.

5. Limpieza para calzado de goma.

Este es probablemente el calzado más fácil de limpiar, ya que se puede aplicar una toalla con agua y jabón, estrujar el zapato, y luego dejar secar al Sol. 

Este método de limpieza para el zapato de goma no lo estropeará, y es bastante sencillo.

6. Limpieza para sandalias.

En este punto es necesario tener en cuenta el material en que están hechas las sandalias, ya que eso ayudará a aplicar el mejor método de limpieza para el calzado.

Por lo general es sencillo, ya que con una toalla húmeda con agua y jabón líquido, se puede frotar y eliminar la suciedad en el calzado.

Este tipo de calzado es importante mantenerlo siempre limpio, ya que su exposición al aire libre deja a los pies dentro del riesgo de tocar bacterias y agentes patógenos.

7. Kit premium Clean Lab. 

Utiliza el kit de limpieza para calzado de CleanLab siguiendo los siguientes pasos:

 

 

 

  • Paso 1

Escobillar con la escobilla premium en seco para eliminar toda suciedad superficial. Con este paso logramos que la suciedad que pudo haberse quedado en las fibras de la zapatilla, eviten convertirse en lodo mientras limpiamos. Te recomendamos escobillar de adentro para afuera.

  • Paso 2

Llena un pequeño recipiente con agua.

  • Paso 3

Retirar los pasadores de la zapatilla.

  • Paso 4

Humedecer la escobilla en el recipiente, colocar 5 gotas de la solución limpiadora en la escobilla y comenzar a limpiar circularmente. Te recomendamos limpiar la suela al final si lo consideras necesario. Cuando la escobilla se ensucie mucho, remójala nuevamente en agua y vuelve a colocarle unas cuantas gotas de la solución limpiadora.

  • Paso 5

Retira la suciedad que se vaya formando con la toalla de microfibra.

  • Paso 6

Remoja los pasadores en agua, agárralos y coloca en tu mano unas cuantas gotas de la solución limpiadora. Pasa a frotar ambas manos y luego remoja nuevamente los pasadores en agua para eliminar la suciedad. Finalmente, sécalos con la toalla de microfibra.

  • Paso 7

Ultimo paso, coloca nuevamente los pasadores y deja secar. No exponer al sol directamente.

Ahora bien, ¿sabes cada cuánto debes limpiar tus zapatos?

Dependiendo del uso que le des al calzado, cada 2 semanas es un tiempo adecuado en que debes lavar tus zapatos.

Procura no utilizar muchas veces el lavado a máquina, ya que esto puede ir deteriorando la elasticidad y dureza del calzado.

Ten en cuenta que los zapatos de deporte necesitan limpieza más frecuente, al igual que el calzado que utilizas comúnmente para ir a trabajar.